Hacer Pagos/ Pay Here

Buscar

11 ene. 2017

Barack Obama se despidió de su presidencia con un histórico discurso en Chicago


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, da este martes por la noche en Chicago su último discurso tras ocho años al frente del país más poderoso del mundo y diez días antes de la asunción de su sucesor,
el magnate Donald Trump.

Obama comenzó su discursó recordando sus primero años en Chicago, la ciudad donde se formó como político.
“La primera vez que vine a Chicago fue cuando tenía 20, y todavía estaba tratando de descubrir quién era, buscando un propósito para mi vida. Fue en barrios no muy lejos de aquí donde comencé a trabajar con grupos de la Iglesia, en las sombras de fábricas de acero que ya estaban cerradas. Fue en una de esas calles donde atestigué el poder de la fe, y la tranquila dignidad de la gente trabajadora. Allí es donde aprendí que el cambio sólo ocurre cuando la gente común se involucra, se compromete y se junta para pedir por ello. Luego de ocho años como su Presidente, todavía creo eso. Y no es sólo mi creencia. Son los latidos del corazón de nuestra idea americana, nuestro experimento audaz de autogobierno”, dijo al inicio de su intervención Obama.
“…Es la convicción de que todos fuimos creados igual, dotados por nuestro Creador con definitivos e inalienables derechos: la vida, la libertad y el alcance de la felicidad”, agregó.
“…Somos la Nación más grande, la más respetada. Pero el potencial de EEUU se hará realidad sólo si nuestra democracia funciona”, dijo ante la ovación del público.
“…En 10 días, el mundo será testigo del evento más importante de nuestra democracia: la transferencia pacifica de poder de un presidente libre a otro. Yo me comprometí con el presidente electro Trump de que mi administración asegurará la transición de una forma amigable, solo como el presidente Bush lo hizo conmigo. Porque está en todos nosotros asegurarnos que el gobierno puede ayudar a todos los desafíos a los que nos enfrentamos”.
En lo referente a los temas raciales, uno de los temas más importantes que ha estado en el centro del debate desde que Trump fue elegido presidente, Obama aseguró que el tema racial y de discriminación es una segunda amenaza para la democracia.
“La raza sigue siendo una cuestión divisiva en nuestra sociedad. No estamos donde debemos estar. Tenemos que hacer más esfuerzo con esto. Los poderosos van a seguir aprovechándose en sus enclaves privados. Si vamos a hablar de la raza tenemos que seguir con las leyes contra la discriminación. Pero las leyes no serán suficientes. Los corazones tienen que cambiar”, dijo.
Obama manifestó que la protección de los Estado Unidos requiere un esfuerzo que va mucho más allá del aparato militar. 
“Como ciudadanos debemos cuidarnos del debilitamiento de los valores. Por eso en los últimos ocho años he trabajado para que el terrorismo se trabaje sobre una base legal”. Y agregó: “Debemos ser vigilantes, no temerosos. ISIS va a tratar de matar a gente inocente”.
Infobae.com
Publicar un comentario