Hacer Pagos/ Pay Here

Búsqueda personalizada

Musica MP3

10 ene. 2017

La sangrienta y macabra fantasía que cumplieron dos padres adoptivos con su hija adolescente



Posteriormente, la joven fue envenenada, maniatada y amordazada, y suponían que pronto moriría,
afectada también por el intenso calor de la época. Sin embargo, cuando la pareja volvió, tras 12 horas, Grace seguía con vida, por lo que la estrangularon larga y dolorosamente, según la investigación.

"Lamentablamente, Grace Packer era una niña desechable para esta gente. Tenían una fantasía de violación y asesinato ¿Quién hablará ahora por ella? Nosotros lo haremos", enfatizó el fiscal. Para evitar olores post mortem, la pareja colocó el cadáver de Grace en arena para gatos y lo pusieron en el ático. Tras el salvaje acto, los asesinos denunciaron a la Policía que la joven había robado dinero y se había fugado del lugar.

En octubre, tres meses después del crimen, los asesinos se asustaron por una visita de un oficial y decidieron descuartizar el cuerpo de la joven para llevarlo a un bosque a 100 kilómetros de la casa. "Lamento lo que hice, estuvo mal", alcanzó a decir el acusado en su ingreso a los tribunales. La pareja había intentado suicidarse con una sobredosis de medicinas, pero no lo consiguieron y admitieron sus crímenes en el hospital que los atendió.

 Posteriormente, la joven fue envenenada, maniatada y amordazada, y suponían que pronto moriría, afectada también por el intenso calor de la época. Sin embargo, cuando la pareja volvió, tras 12 horas, Grace seguía con vida, por lo que la estrangularon larga y dolorosamente, según la investigación. "Lamentablamente, Grace Packer era una niña desechable para esta gente.

Tenían una fantasía de violación y asesinato ¿Quién hablará ahora por ella? Nosotros lo haremos", enfatizó el fiscal. Para evitar olores post mortem, la pareja colocó el cadáver de Grace en arena para gatos y lo pusieron en el ático. Tras el salvaje acto, los asesinos denunciaron a la Policía que la joven había robado dinero y se había fugado del lugar.

En octubre, tres meses después del crimen, los asesinos se asustaron por una visita de un oficial y decidieron descuartizar el cuerpo de la joven para llevarlo a un bosque a 100 kilómetros de la casa. "Lamento lo que hice, estuvo mal", alcanzó a decir el acusado en su ingreso a los tribunales. La pareja había intentado suicidarse con una sobredosis de medicinas, pero no lo consiguieron y admitieron sus crímenes en el hospital que los atendió.
Publicar un comentario

Buscar