Hacer Pagos/ Pay Here

Buscar

1 feb. 2017

Aborto: el controversial tema en que coinciden el gobierno y la oposición que no logran otros consensos

El Pacto Eléctrico, la Ley de Partidos, la Ley de Presupuesto o la elección del presidente de la Liga Municipal Dominicana han sido temas en los el Partido Revolucionario Moderno
y el gobierno del Partido de la Liberación Dominicana no han logrado ponerse de acuerdo.  En estos debates, el PRM se ha mantenido al margen de la discusión o ha planteado cambios sustanciales. De ahí que algunos sigan pendientes pese a su importancia.
Por eso, sorprende que en el espinoso de tema de la modificación a la ley del aborto, que se encuentra en el Senado, al fin, la oposición haya encontrado un punto de convergencia con el gobierno.
El PRM ha anunciado esta semana su apoyo a la modificación propuesta por el presidente Danilo Medina, que plantea la muerte del bebé en caso de violación, incesto o malformaciones, que se asuma impedirá que siga vivo al nacer, y cuando esté en riesgo la vida de la madre.  

Este apoyo representa una novedad debido a que el PRM ha marcado una tendencia opositora al Gobierno, la cual ha mostrado en diversos escenarios sociales y políticos del país bajo el argumento de que, algunas propuestas de Ley no garantizan la transparencia y la democracia ciudadana. 
A pesar de que la “línea” del PRM se ha mantenido orientada a enfrentar las propuestas del gobierno, aun con contradicciones internas, llama a la atención que en el tema del aborto la organización política ha logrado ponerse de acuerdo para aprobar su despenalización en cuanto a las casuales, planteadas en la modificación del código propuesta por Medina. 
Las causales que se busca despenalizar son cuando esté en peligro la vida de la madre, mal formación del feto, cuando se asume que  éste no presenta posibilidad de sobrevivir fuera del útero, y en casos de violación o incesto.
Sin embargo este es solo uno de los muchos otros temas de interés nacional que han requerido el consenso entre las fuerzas políticas del país.  Algunos se mantienen en espera, mientras que otros fueron aprobados por mayoría del partido gobernante en el Congreso, pero sin lograr la anuencia de la oposición. 
Por ejemplo, se destacan las manifestaciones de desacuerdo cuando los miembros del PRM que participaban como parte de las sesiones preplenarias que se llevaban a cabo para discutir el Pacto Eléctrico, una iniciativa que busca reformar el sector energía en el país y a cuyas sesiones de discusiones fueron convocados, además del sector político, la sociedad civil y empresarial dominicana.
En ese momento, la organización política dijo que los debates carecían de condiciones  que garantizaran un acuerdo en beneficio de la población, en especial de los sectores más empobrecidos  y que, por el contrario, estaba viciado de imposiciones sugeridas por el Gobierno. 
Respecto al proyecto de Ley de Partidos, el PRM ha expresado que su condición para votar en favor de la misma es que se designen nuevos jueces en el Tribunal Superior Electoral, los cuales deben garantizar transparencia en procesos electorales. 
Además, piden que se la Ley establezca de carácter obligatorio que exista un límite para los recursos económicos que aporta el sector privado para las elecciones y que sea conocida la procedencia los mismos. 
Asimismo, los legisladores del PRM salieron sin emitir sus votos de la sesión que celebraba en la Cámara de Diputados, que buscaba convertir en Ley en proyecto del Presupuesto nacional 2017. 
La bancada perremeísta consideró que el proyecto no tomó en cuenta las necesidades prioritarias de la población, ya que cuyo contenido no tomaba en cuenta las los reclamos de instituciones como la Junta Central Electoral, Salud Pública, la Suprema Corte de Justicia, entre otras. 
En contraste, el PRM presentó una propuesta que modificaba el proyecto de Presupuesto Nacional que reducía entradas  económicas al Congreso Nacional y algunos ministerios como el de la Presidencia de la República, Relaciones Exteriores, Hacienda, Obras Públicas, Industria y Comercio, Economía, Planificación y Desarrollo. 
De ese mismo modo los alcaldes del PRM fueron llamados a abstenerse de votar en la reciente Asamblea General de Municipios para escoger el secretario general de la Liga Municipal Dominicana (LMD). 
En un documento firmado por el presidente del PRM, Andrés Bautista y el secretario general, Jesús Vásquez, se considera a la LMD una entidad que solo es utilizada para “pagos de favores y adhesiones políticas, a través de su presupuesto”, sin embargo no contribuye en la gestión transparente de los Ayuntamientos y Juntas de Distritos Municipales. 
Proponen además que la LMD sea disuelta y en cambio se cree una institución que contribuya con  el desarrollo de los municipios y munícipes. 
Argumentando que “no se puede seguir endeudando al país”, los diputados del PRM no votaron por los proyectos de resolución que buscaban líneas de créditos y un contrato de préstamo, para terminar la extensión de la segunda línea del Metro de Santo Domingo. 
Se recuerda que la primera gran expresión de oposición realizada por el PRM sucedió el 16 de agosto de 2016, cuando los legisladores de ese partido no asistieron a la toma de posesión del presidente Medina, alegando que el acto no respondía a los lineamientos democráticos nacionales y cuya ausencia era una ratificación de negar la legitimidad de las elecciones que se celebraron en mayo del mismo año.
Publicar un comentario