Hacer Pagos/ Pay Here

Búsqueda personalizada

Musica MP3

30 may. 2017

Juez apoderado de caso Odebrecht solicita aumento de seguridad para él y su familia


Santo Domingo-El juez de la Suprema Corte de Justicia, Francisco Ortega, apoderado del caso Odebrecht, solicitó a la Policía Judicial que se le aumente la seguridad para él y su familia.


Sin embargo la Policía Judicial no tiene capacidad para aumentarla con el personal que tiene, por lo que ha reenviado la solicitud a la Policía Nacional.
El auto de designación del juez fue notificada al procurador Jean Alain Rodríguez por el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Mariano Germán Mejía, también presidente del Consejo del Poder Judicial.
El juez Ortega, de la Tercera Sala Laboral, de Tierras, de lo Contencioso Administrativo y lo Contencioso Tributario deberá ser apoderado de cualquier diligencia que requiera el Ministerio Público en torno al caso.
El apoderamiento del juez de la Suprema Corte de Justicia se produce en momento en que personal de mantenimiento de la Fiscalía del Distrito Nacional, de manera sorpresiva e inesperada, realizan el remozamiento del interior de la cárcel que funciona en el Palacio de Justicia, de Ciudad Nueva.
 Se recuerda que fue el entonces juez de la primera Sala Penal del Distrito Nacional, Francisco Ortega Polanco, quien otorgó la libertad provisional bajo fianza a los dirigentes del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD) Diandino Peña, Simón Lizardo y Haivanjoe Ng Cortiñas, acusados por el alegado desfalco al Estado en la ejecución del Programa de Empleo Mínimo Eventual (PEME).
La decisión del juez fue ratificada por la Corte de Apelación del Distrito Nacional, integrada en ese entonces por los jueces Miriam Germán Brito, quien la presidio,   Manuel Hernández Victoria y Wendy Martínez Mejía, por considerarla justa.
La fianza es de RD$15 millones que debieron prestar cada uno y fue otorgada el 15 de marzo del 2002. Por el caso PEME además figuraban como acusados Grecia Rivera, León Antonio López Mata, Noé María Camacho Ovalle y Luis Inchausti.
Publicar un comentario

Buscar