Hacer Pagos/ Pay Here

Buscar

10 jun. 2017

Cadena perpetua para la abuela que mató a su nieta


Helen Ford, la abuela de Chicago que en 2013 acabó con la vida de su nietaGizzell, ha sido sentenciada a cárcel de por vida. La mujer mató fríamente a su nieta estrangulándola y golpeándola hasta el último aliento de la pequeña.


Las alarmas saltaron para los fiscales cuando fue descubierto un diario con un arcoiris de la niña. En él, Gizzy, como cariñosamente la conocían, describía con lujo de detalles cómo era torturada por su abuela de formas diferentes.
En ocasiones la obligaba a mantener la misma posición durante horas, en otras la encadenaba a una cama y siempre con el mismo punto en común, las golpizas y malos tratos físicos.

“Espero no hacer nada malo hoy porque realmente quiero sentarme, ver la televisión y jugar con todo el mundo”, escribió Gizzell en una de las partes. “Voy a estar genial todo el día”. Sin embargo, se equivocaba y nada salió como ella esperaba. Así lo recogía en otro párrafo. “Incierto. Fallé”.
Su cuerpo apareció al día siguiente sin vida lleno de golpes y arañazos. Según apunta la revista PEOPLE el padre de la pequeña también estaba implicado en este maltrato, era quien lo orquestaba mientras su madre, la abuela, lo llevaba a cabo. El progenitor murió antes de que el juicio se celebrase de una larga enfermedad.

Durante el juicio, la jueza Evelyn Clay no pudo disimular su enfado al dirigirse a la acusada, de 55 años calificando lo sucedido como una auténtica tortura. “Esa niña sufrió una muerte lenta y agonizante. Ese pequeño cuerpo parece haber sido machacado de pies a cabeza. El trato a esta niña fue demoníaco“, aseguró Clay.
La acusada se limitó a culpar a la víctima de las heridas sufridas e incuso llegó a decir que ella misma se tiraba al suelo provocándoselas. La magistrada terminó mandándola callar.
Publicar un comentario