Hacer Pagos/ Pay Here

Búsqueda personalizada

Musica MP3

4 jul. 2017

Hispano salva de un incendio a un niño de cuatro años y a una anciana


NUEVA YORK. Alex Piñeiro, un guardia de seguridad se convirtió en héroe al rescatar a una anciana y un niño, durante un incendio, que se originó ayer lunes en un edificio de El Bronx.


Piñeiro, caminaba por la calle 163 cuando observó las abrazadoras llamas y la humereda negra, que brotaban de la estructura, y escuchar a un niño gritar, por lo que decidió entrar al inmueble, sin estar protegido contra siniestros y vistiendo el uniforme de la empresa para la que trabaja.
El siniestro ocurrió en el segundo piso de un edificio ubicado en el sector de Foxhurst a eso de las 11:52 de la mañana.
Los bomberos lograron controlar el fuego una hora después.
Los lesionados fueron trasladados a los hospitales Lincoln y Jacoby en El Bronx.
La causa del incendio permanece bajo investigación.
Piñeiro, se dirigía a su trabajo cuando vio las llamas y gentes gritando en el edificio de apartamentos.
“Vi el fuego. Era malo”, dijo el guardia de seguridad.
“Sabía que tenía que entrar”, agregó Piñeiro.
Entró por la puerta principal, subió a la segunda planta, y entró en acción.
“Agarré el niño primero, él chico tiene probablemente unos cuatro años. Estaba bien, respirando, no sabía dónde estaba. Lucía confundido y lo llevé a la ambulancia”, narró Piñeiro.
Momentos más tarde, Piñeiro vio a una anciana, y fue en su ayuda.
“Ella sufrió graves quemaduras en su brazo”, dijo Piñeiro. “La agarré, se desmayó sobre mí, y la llevé de allí a la ambulancia. La cogí y la puse en mi hombro y bajé”, dijo.
Uno de los testigos del fuego, el dominicano La testigo dominicana Chilly Reyes, de 28 años, vio a dos niños tratando de escapar de las llamas desde el tercer piso.
“Había dos chicos de unos 10 años de edad”, dijo Reyes. “Estaban gritando y pidiendo ayuda. Nosotros les dijimos que bajaran por la escalera de incendios. Usé las escaleras. Estaban asustados, pero las llamas eran demasiadas. Seguimos gritando, las llamas estaban yendo hacia ellos, parecían asustados. Pero pusieron manos y se agarraron”.
Publicar un comentario

Buscar