Cabina y Whatsap 1(347)220-3548

2/25/2016

Dominicana muere congelada por gélidas temperaturas en Rhode Island


NUEVA YORK._ Beatriz Polanco, una católica devota dominicana de 60 años de edad
, que salió hacia su iglesia, San carlos Borromeo en la calle Dexter de Cranston en Rhode Island, fue encontrada muerta por congelación, debido a las gélidas temperaturas que azotaron recientemente el Noreste de Estados Unidos.


Su madre,  Juana de la Cruz, de 83 años, le dijo a la hija por telĂ©fono que no fuera a la iglesia ni saliera a la calle, debido intenso frĂ­o.

Polanco, acostumbraba a  llevar a su madre a la misa en español de las 8:00 de la mañana que se celebra los domingos, segĂşn cuenta Thelma Surrette de 52 años, una hermana de la difunta.

El cadáver congelado de Polanco, fue hallado por dos mujeres que se dirigĂ­an a tomar  un autobĂşs y una de ellas, notĂł "una figura extraña tirada en la acera" en frente de la casa, dijo la policĂ­a.

Era una persona, boca abajo, vistiendo un camisón y ropa interior. Ambas mujeres, cubrieron las piernas desnudas de la persona en la acera con un suéter y llamaron al 911, además de hacerle señas a un patrullero de la policía que pasaba por el área.

La policĂ­a detecta gemido respiratorio leve y encontraron sangre congelada en la cara de Polanco que no habĂ­a ninguna identificaciĂłn. Una ambulancia llevĂł a la dominicana al hospital de Rhode Island.
 A las 9 de la mañana, la policĂ­a fue llamada a una casa del proyecto de viviendas Briggs Manor.

Familiares de la muerta permitieron a los agentes hacer una búsqueda en el apartamento, donde encontraron el andador, que usa la madre, y su bolso, pero no a la mamá.

La policía dijo que no había señales de crimen en la muerte de Polanco.
El médico y una enfermera les dijeron a los hijos de Polanco que su madre había muerto a causa del frío.

Nadie sabe por qué ella salió del apartamento.
La temperatura fue de menos 5 grados Celsius esa noche.

"Mi mamá probablemente estaría viva si la seguridad del edificio hubiera estado allí", expresó la hija, refiriéndose a que la difunta hizo varios intentos por salir a la calle.
"Estamos devastados", precisĂł la hija.

La madre de la difunta planeaba un viaje en los prĂłximos meses a la RepĂşblica Dominicana, junto a la occisa.
 Por Miguel Cruz Tejada