En Vivo

Hacer Pagos/ Pay Here

2/11/2016

Gobierno de EEUU acepta definición de Google de “conductor”

Archivo
DETROIT.
La agencia federal de seguridad vial de Estados Unidos
coincidió con Google en que las computadoras que controlarán los automóviles del futuro pueden ser consideradas su “conductor”. La redefinición de “conductor” es un aval para Google, que está probando automóviles autónomos, pero la compañía todavía tiene mucho camino por recorrer antes de que salgan a las calles en cantidad los automóviles sin un ser humano detrás del volante.

Google desea que el gobierno interprete las regulaciones de modo que los automóviles autónomos puedan ser entregados a los usuarios sin volante ni pedales. Aunque la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) coincidió con la reinterpretación de Google de “conductor” en una carta reciente, no admitió otras concesiones y dijo que deberán modificarse numerosas reglas federales para permitir dichos automóviles.

 La NHTSA “interpretará ‘conductor’ en el contexto del diseño de vehículo automotor descrito por Google según alude al SDS (siglas en inglés de sistema de conducción autónoma) y no a ninguno de los ocupantes del vehículo”, escribió en la carta Paul Hemmersbaugh, director del equipo legal de la agencia. Sin embargo, la agencia rechazó muchas de las afirmaciones de Google de que sus automóviles satisfacían las normas federales de seguridad automotriz, incluso un requisito de frenos de pie y de mano.

Google afirmó que el requisito no era necesario debido a que el conductor electrónico puede frenar, pero el gobierno replicó que las regulaciones son claras y que para admitir eso deberían modificarse. 

“En varias instancias, sería posible que Google demostrara que determinadas normas (federales) no son necesarias para el diseño de un vehículo particular”, escribió Hemmersbaugh. “Pero hasta la fecha, Google no ha concretado tal demostración”. Google, subsidiaria de Alphabet Inc., ha sugerido que los automóviles podrían estar listos para el público en unos pocos años.

Después de varios años de prudencia, los reguladores federales dijeron el mes pasado que desean acelerar la adopción de la tecnología si demuestra ser segura. En cartas enviadas en los últimos tres meses, Google solicitó a la agencia que interprete las normas de seguridad de modo de facilitar la distribución pública de prototipos de automóviles autónomos.

 Para poner sus vehículos en las calles, los fabricantes deben certificar que cumplen con las normas federales de seguridad y conseguir la aprobación de la Administración Nacional de Seguridad Carretera.