Cabina y Whatsap 1(347)220-3548

3/31/2016

Exceso verbal en la TV

Exceso verbal en la TV
Ynmaculada Cruz Hierro
ynmaculada.cruz@listindiario.com
Santo Domingo
La televisi贸n registra una inusual tendencia al exceso verbal
de algunos de sus protagonistas. En otros casos refleja un lenguaje discriminatorio por preferencias sexuales y hasta por aspectos f铆sicos de las personas. Las burlas o situaciones engorrosas se repiten en diferentes programas.


Y que se usen palabras subidas de tono y otras que son impublicables es cada vez m谩s normal, aunque sea un mal presagio para una sociedad que luce indiferente ante estos casos.
 Un caso reciente es el de la presentadora dominicana Francisca Lachapel, de “Despierta Am茅rica” (Univisi贸n), quien fue objeto de un se帽alamiento que gener贸 odio y violencia verbal entre sus seguidores.
Una opini贸n del comentarista de far谩ndula Jos茅 脕ngel Morban, en el que cuestion贸 la belleza f铆sica de Lachapel (llam谩ndola “fea”), provoc贸 un rechazo agresivo de parte de los fan谩ticos de la presentadora, que con escritos homof贸bicos cuestionaban la preferencia sexual del comunicador, y, peor a煤n, hasta se ofreci贸 dinero a quien le propinara a 茅l una golpiza y subiera el video a las redes sociales.
La violencia verbal se ha visto tan desbordada en los 煤ltimos meses que hasta han obligado a la Comisi贸n de Espect谩culos P煤blicos y Radiofon铆a a sancionar a algunos actores de estos sucesos.
As铆 se vio como Cristian Casablanca se fue en improperios contra un comunicador que cuestion贸 su fortuna. Y tambi茅n como Nelson Javier (El Cocodrilo) utiliz贸 palabras inapropiadas para referirse al embajador de EEUU.
(+)
MANZANA DE LA DISCORDIA
PRESENTADORA: 
El caso reciente, en el que Francisca Lachapel aparece como la manzana de la discordia, ha tra铆do al tapete la violencia verbal que se emite y se consume cada d铆a en los medios de comunicaci贸n.
A pesar de lo grave de la situaci贸n en el pa铆s, se ha debatido en muy pocas oportunidades sobre el tema, y aunque existe el reglamento 824 que cre贸 la Comisi贸n de Espect谩culos P煤blicos y Radiofon铆a, la instituci贸n no funciona. 
Tambi茅n existe un sector de la sociedad que entiende que este reglamento atenta contra la libertad de expresi贸n, pero otros entienden abogan por una regulaci贸n para los medios de comunicaci贸n, como lo propone el periodista Adalberto Grull贸n.
Regular contenidos debe ser prioridad
A pesar de que existen sectores de la sociedad que entienden que regular los contenidos en la radio y la televisi贸n atenta contra la libertad y libre expresi贸n de pensamiento, hay una gran mayor铆a preocupada por los excesos verbales que se vienen difundiendo desde hace a帽os, y que de un tiempo ac谩 se han intensificado, dejando alarmados a aquellos que creen que es necesario legislar para tener un contenido m谩s sano en los medios de comunicaci贸n.
En todas partes del mundo los medios est谩n regulados. La referencia para Rep煤blica Dominicana son las grandes naciones democr谩ticas a nivel global, como Europa y Estados Unidos, donde vigilan y cuidan su contenido.
El periodista Adalberto Grull贸n, un estudioso del comportamiento del desarrollo de la televisi贸n dominicana, es de los que creen que deben de existir leyes para evitar los excesos verbales y la vulgaridad tanto en la radio como en la televisi贸n.
“En Rep煤blica Dominicana hay una doble ausencia de legislaci贸n, que tiene que ver con el tema que se trata de la violencia en la televisi贸n. Por un lado, aqu铆 no existe ninguna ley que regule en la televisi贸n, en materia de contenidos, a no ser la que crea la Comisi贸n de Espect谩culos P煤blicos y Radiofon铆a. No tenemos una ley que regule los contenidos de la televisi贸n, m谩s all谩 de esa comisi贸n”, indic贸. Resalta que esa comisi贸n es obsoleta e inapropiada en estos tiempos, y totalmente desacreditada porque la entidad aparece de vez en cuando. “M谩s bien a mi juicio es espectacular, m谩s que un esfuerzo por garantizar que los contenidos que divulga la televisi贸n sirvan al desarrollo, a la educaci贸n y no a la alienaci贸n, al morbo, a la propagaci贸n del odio, como la pr谩ctica que est谩 ocurriendo en el d铆a de hoy”, agreg贸.
El comunicador Pablo Ross tambi茅n es de los que se suman a la regulaci贸n de los contenidos. Al igual que Grull贸n entiende que el reglamento 824 es obsoleto y debe ser revisado.
“La violencia que se est谩 ejerciendo en los medios de comunicaci贸n, esa incontinencia verbal, todas estas malas palabras, todo este contenido tan grosero de nosotros los presentadores, tanto en la radio como en la televisi贸n, eso hay que detenerlo. 
Porque si queremos construir una sociedad m谩s sana, m谩s participativa y m谩s justa tenemos que detener la violencia verbal en los medios de comunicaci贸n, porque la violencia verbal es el primer paso, ante de la violencia f铆sica”, expres贸 Ross.
Opiniones
LOS EXPERTOS

Adalberto Grull贸n) “Tambi茅n tenemos la ausencia de una ley anti-odio en Rep煤blica Dominicana. Los pa铆ses que han logrado mayores avances en materia democr谩tica, son los que tienen muy bien reglamentado lo que est谩 prohibido. 
En la constituci贸n de la Rep煤blica, en el art铆culo 39 habla de que somos una sociedad plural, respetuosos de la distintas culturas, respetuosos de los derechos individuales y colectivos, pero no tenemos ninguna ley que regule la aplicaci贸n de ese art铆culo, y como no tenemos una ley que regule ese art铆culo, ocurre que aqu铆 nos burlamos de la gente por su preferencia sexual y fomentamos el odio contra esa persona, nos burlamos de la gente por el color.
Pablo Ross) “Esta situaci贸n es el resultado del proceso de deterioro que vive la sociedad dominicana, tenemos que decir que esto es reflejo de c贸mo anda la sociedad. No tenemos una plataforma cultural que sea fuerte, un sistema de museos, un conservatorio en donde los j贸venes vayan a aprender m煤sica, no tenemos escuelas con instrumentaci贸n donde los muchachos estudien y aprendan. 
La moral y c铆vica ya no se imparte en las escuelas. Hay un proceso de desorden en el pa铆s, que hay que arreglar. As铆 como fuimos capaces de reformular la Constituci贸n en un solo d铆a, debemos ser capaces de reestructurar esas leyes obsoletas de expresi贸n y pensamiento”.