Cabina y Whatsap 1(347)220-3548

1/06/2017

Prisi贸n domiciliaria para cura acusado de abusos sexuales contra ni帽os sordos





BUENOS AIRES. La justicia argentina concedi贸 la prisi贸n domiciliaria al cura Nicola Corradi,
acusado del presunto abuso sexual de ni帽os sordos en la provincia de Mendoza y que hab铆a sido denunciado por los mismos delitos en Italia.
El Ministerio P煤blico Fiscal de Mendoza hizo lugar al pedido de la defensa del sacerdote italiano, de 82 a帽os, para que sea trasladado el viernes a una vivienda particular desde la c谩rcel donde estuvo confinado m谩s de un mes luego de establecer que padece problemas de salud, indic贸 en un comunicado al que tuvo acceso The Associated Press.
Corradi es uno de los cinco imputados por el supuesto abuso de alumnos del Instituto Antonio Pr贸volo para chicos sordos y con hipoacusia en Luj谩n de Cuyo, cerca de la ciudad de Mendoza, situada a 1.190 kil贸metros al oeste de Buenos Aires. Los delitos presuntamente cometidos por Corradi, el tambi茅n sacerdote Horacio Corbacho, de 55 a帽os, y tres exempleados laicos de ese centro se cometieron contra por lo menos 25 v铆ctimas desde hace al menos 10 a帽os.
La Fiscal铆a dijo que Corradi “se alojar谩 en un domicilio ofrecido por la defensa que no puede ser informado”.
Familiares de supuestas v铆ctimas de los abusos repudiaron la medida. “Estamos indignados, sentimos dolor, fastidio. Era una satisfacci贸n tenerlo en la penitenciar铆a como un delincuente com煤n porque ha hecho m谩s da帽o que cualquiera”, se lament贸 en di谩logo con AP Paola Gonz谩lez, madre de una adolescente de 14 a帽os con hipoacusia que denunci贸 haber sido abusada por los dos sacerdotes desde que ten铆a ocho.
Los padres de estos ni帽os, que se hacen entender mediante int茅rpretes o se帽as, est谩n analizando “c贸mo dar a conocer nuestro repudio porque queremos que pague”, afirm贸 Gonz谩lez.
El Ministerio P煤blico Fiscal explic贸 que la prisi贸n domiciliaria est谩 contemplada en el c贸digo penal argentino para los detenidos mayores de 70 a帽os. “Se han tenido en cuenta los informes de los m茅dicos de la penitenciar铆a y del cuerpo m茅dico forense. En ambos casos se da cuenta de un notorio deterioro de la salud” de Corradi, indic贸 la Fiscal铆a.
Agreg贸 que el cura “se encuentra muy medicado por enfermedades que padece” y que ha perdido mucho peso desde su alojamiento en el penal de Boulogne Sur Mer en la capital mendocina a fines de noviembre, cuando fue detenido junto con los otros cuatro acusados.
Asimismo argument贸 que el objetivo “es poder llegar a realizar juicio con el imputado gozando de cierta salud”, la cual estar铆a en riesgo de seguir Corradi confinado en el penal.
Durante su prisi贸n domiciliaria Corradi tendr谩 custodia y portar谩 una pulsera electr贸nica para ser monitoreado.
Carlos Lombardi, abogado de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesi谩stico de Argentina, dijo a AP que la medida es equivocada. “Nuestro sistema de seguridad no es el mejor, tiene muchas deficiencias aunque se tomen recaudos”, se帽al贸.
Corradi, Corbacho y los exempleados del colegio Jos茅 Luis Ojeda, Jorge Bord贸n y Armando G贸mez est谩n acusados de maltrato f铆sico, abuso sexual y corrupci贸n de menores. Hasta ahora los tres se han negado a declarar. La AP intent贸 comunicarse con el abogado del anciano sacerdote sin 茅xito.
El nombre de Corradi apareci贸 p煤blicamente en 2009 cuando decenas de sordos italianos del Instituto Antonio Pr贸volo de Verona dijeron haber sido abusados en dicho centro por 24 curas, laicos y hermanos religiosos desde la d茅cada de 1950. La lista de abusadores fue publicada en internet y especificaba que el sacerdote italiano estaba en Argentina.
En 2012 la di贸cesis de Verona sancion贸 a cuatro de los 24 acusados, entre los que no estaba Corradi. En ning煤n caso hubo un proceso penal porque el delito hab铆a prescrito.
El nombre del cura volvi贸 a aparecer en una carta dirigida al papa Francisco en octubre de 2014 en la que las v铆ctimas italianas le hac铆an notar que Corradi estaba en Argentina junto a otros tres sacerdotes presuntamente abusadores.
Corradi fue trasladado a Argentina en la d茅cada de 1980. El sacerdote estuvo primero en el centro Pr贸volo de La Plata, 70 kil贸metros al sur de Buenos Aires -donde recientemente ha sido objeto de una denuncia por los mismos delitos-, y a fines de la d茅cada de 1990 recal贸 en Mendoza.
En Argentina las eventuales condenas a los acusados podr铆an llegar hasta los 50 a帽os de prisi贸n.