Cabina y Whatsap 1(347)220-3548

4/06/2017

“Mula” acusa hospital que le salv√≥ la vida de violar sus derechos al contactar a la Polic√≠a


NUEVA YORK. Un juez de la Corte Superior de Salem en Massachusetts rechaz√≥ el reclamo del dominicano Miguel √Āngel Rodr√≠guez, quien se trag√≥ 27 bolsas de hero√≠na y buscaba que el magistrado rechazara las evidencias porque en el hospital, donde le hicieron la cirug√≠a para salvarle la vida, llamaron a la Polic√≠a.


Rodr√≠guez lleg√≥ grave al hospital North Shore despu√©s de engullirse la droga para tratar de esconder la evidencia, luego que trajera la hero√≠na desde la Rep√ļblica Dominicana sirviendo de “mula” por el aeropuerto Logan de Boston.
El juez alega que el hospital solo le salvó la vida a Rodríguez, mientras el abogado del acusado, George Papachristos, dijo que los médicos y las enfermeras violaron los derechos del dominicano, establecidos en la Cuarta Enmienda de la constitución de los Estados Unidos.
Rodr√≠guez, de 52 a√Īos, estaba en su casa luego de regresar de la Rep√ļblica Dominicana y Ecuador a la ciudad de Lynn (Massachusetts), donde comenz√≥ a convulsionar por el efecto de la hero√≠na que ten√≠a en el est√≥mago y que superaba m√°s de una sobredosis.
Los médicos dicen que el dominicano llegó muriéndose al centro asistencial, por lo que tuvieron que operarlo de urgencia para sacarle la droga de los intestinos. Las bolsitas se habían roto y la heroína.
Los galenos llamaron a la Policía, cuyos agentes siguieron desde un área de observación la cirugía a Rodríguez. Fue arrestado en el nosocomio y acusado posteriormente de tráfico de heroína.
El abogado de Rodr√≠guez present√≥ la moci√≥n el oto√Īo pasado tratando de que el juez anulara toda la evidencia en el caso, incluyendo las 27 bolsas de hero√≠na extra√≠das del cuerpo de su cliente.
“El deber de una enfermera, argument√≥ el jurista, “es prestar atenci√≥n, pero en este caso, se convirti√≥ en investigadora” cuando llam√≥ a la polic√≠a y luego sugiri√≥ que Rodr√≠guez era una mula del narcotr√°fico.
“La polic√≠a recibe informaci√≥n de ciudadanos de todo tipo”, dijo el juez James Lang durante una audiencia. “Eso no los convierte en agentes de la polic√≠a”.
El magistrado explicó que tampoco una posible violación de la privacidad del paciente significa que los derechos constitucionales de una persona también fueron violados.
El abogado argumentó que no tuvo oportunidad de irse, una vez que fue admitido en el hospital, incluso, si hubiera sabido que la policía estaba en camino para vigilar la cirugía y recoger las drogas.
El defensor de Rodr√≠guez calific√≥ el caso “una cuesti√≥n de pol√≠tica p√ļblica”.
Pero el juez se√Īal√≥ que el personal, las enfermeras y los m√©dicos, notifican a las autoridades todo el tiempo, por ejemplo, cuando se trae a la v√≠ctima de una agresi√≥n sexual.
“Otras profesiones, como los maestros, tambi√©n reportan cosas como sospecha de abuso infantil”.
El juez tambi√©n dijo que la cirug√≠a no se hizo para ayudar a la polic√≠a, sino para salvar la vida de Rodr√≠guez. “Estaban sacando cosas de su est√≥mago porque estaba en aguda angustia m√©dica”, dijo el magistrado Lang.
“Pero m√°s all√° de eso, no puedo encontrar ning√ļn precedente legal para apoyar los argumentos del abogado”, dijo el juez.
“No fue detenido hasta que fue arrestado”, sugiri√≥ el juez, quien dijo que emitir√° una decisi√≥n por escrito pronto en el caso.
La heroína tiene un valor estimado en la calle de $16.000 dólares, dijo la policía.
Rodr√≠guez ha sido retenido bajo fianza de 500.000 d√≥lares en el caso desde su detenci√≥n en el hospital hace un a√Īo.
Otra audiencia de seguimiento en el caso est√° programada para el 26 de abril.
Las observaciones del magistrado vienen al concluir un fallo de 11 páginas que niega la moción de Rodríguez de suprimir las 27 bolsas de heroína que fueron sacadas de su estómago, intestinos y recto por cirujanos el 22 de marzo de 2016.