Cabina y Whatsap 1(347)220-3548

7/07/2017

Amber Rose defiende la foto en que mostrĂł su vello pĂşbico en Instagram


En su lĂ­nea habitual, hace unas semanas Amber Rose publicaba una fotografĂ­a en Instagram que generĂł toda una revoluciĂłn al posar solo con una chaqueta de cuero y mostrando su vello pĂşbico, una imagen que no tardĂł en ser eliminada -a pesar de que en ella no se veĂ­a las partes Ă­ntimas de la modelo erĂłtica al tener las piernas cruzadas- en respuesta a las polĂ­ticas de la red social acerca del desnudo. Aunque en Twitter sigue disponible.


Pese a que su nombre suele ir asociado a todo tipo de polĂ©micas, especialmente a su labor feminista que ella prefiere llevar a cabo con la menor ropa posible, en esta ocasiĂłn la ex de Wiz Khalifa ha tratado de sacar a relucir su faceta más seria para denunciar la tiranĂ­a estĂ©tica a la que viven sometidas las mujeres, al hacĂ©rseles creer a travĂ©s de los estereotipos irrealistas que perpetĂşan tanto el mundo de la moda como el del cine que, para ser deseables, no deben tener ni un pelo de cejas hacia abajo.
“Hice hasta que me eliminaran con photoshop mis tatuajes para que solo se fijaran en mi felpudo. Creo que como mujeres, siempre pensamos que debemos estar perfectamente depiladas o rasuradas, y que si ese no es el caso, los demás pensarán que no somos deseables, o que somos poco limpias, ¡o que vamos a oler mal! Pero creo que es algo completamente natural y que no deberĂ­amos sentirnos avergonzadas”, explica reivindicativa en una entrevista a Refinery 29.

La foto de la polémica.
La foto de la polĂ©mica… que hemos censurado un poquito.

Muchos de los seguidores de la artista, escritora y presentadora no dudaron en especular en su momento con que el abundante vello que lucĂ­a Amber en la polĂ©mica imagen no podĂ­a ser natural -en Hollywood existen ‘pelucas’ que pueden utilizar los artistas que han optado por el láser para olvidarse permanentemente de la depilaciĂłn-, una acusaciĂłn que no deja de resultarle divertida a la ex stripper al demostrar lo poco acostumbrada que está la sociedad a una imagen más ‘natural’ de la mujer.
“En esa imagen ni siquiera estaba tan salvaje, no habĂ­a crecido por completo”, afirma en parte divertida.
A quienes no han perdido el tiempo en acusar a Amber de tratar Ăşnicamente de subirse a la Ăşltima corriente feminista de moda, obviando el hecho de que en su momento ella trabajĂł en un club de striptease en el que celebraba precisamente ese belleza artificial que critica ahora, ella opta por recordarles que solo lo hacĂ­a para ganar dinero, simple y llanamente.
“Yo varĂ­o mucho, depende de mi humor y de cĂłmo me sienta”, explica sobre sus hábitos de depilaciĂłn corporal. “Antes era bailarina, asĂ­ que tenĂ­a que rasurarme todos los dĂ­as. Si lo haces cada dĂ­a, no se te irrita tanto la piel. Pero eso era por trabajo, tenĂ­a que hacerlo porque era mi manera de ganar dinero”, explica tajante.