Cabina y Whatsap 1(347)220-3548

9/27/2017

Un Jesucristo travesti despierta filias y fobias en Brasil


EL NUEVO DIARIO, Sao Paulo .- La obra “El evangelio seg煤n Jes煤s, reina del cielo”, en la que Cristo aparece representado como una travesti, ha sobrepasado las tablas del teatro y llegado incluso a los juzgados de Brasil para evidenciar el prejuicio que a煤n existe contra el colectivo LGTBI en el pa铆s.


La directora argentina Natalia Mallo es la responsable por la adaptaci贸n en Brasil de la pieza de la escocesa Jo Clifford, que trae una reflexi贸n sobre “la presi贸n, el estigma y las desigualdades” de la comunidad transexual y tambi茅n un intento para “construir una idea de aceptaci贸n y tolerancia”.
“Jes煤s es un personaje hist贸rico. 脡l vive en un entorno extremadamente oprimido, aislado por un imperio, en la pobreza, y la autora busca analog铆as en el presente sobre cu谩l ser铆a la parcela de la sociedad m谩s excluida y oprimida y, sin duda alguna, es la poblaci贸n transexual”, afirma Mallo en entrevista con Efe.
“¿Y si Jes煤s viviese en nuestros tiempos y fuera travesti?”, es la pregunta de inicio que se plantea este montaje, el cual mezcla mon贸logos con la representaci贸n de reconocidos pasajes b铆blicos como la par谩bola del Buen Samaritano, entre otros.
La idea, apunta la dramaturga, es contar esas historias como si pasasen hoy y en el caso del Buen Samaritano aparece “un hombre ca铆do en el centro de Sao Paulo y pasa un religioso y no ayuda, pasa un polic铆a y no ayuda, y pasa una travesti y no puede evitar ayudarlo porque la humanidad de ella es la m谩s fuerte de todos”.
Renata Carvalho, la actriz travesti que encarna la piel del profeta durante una hora, comenta a Efe que lo importante de esta obra es que da “representatividad” al colectivo.
“Nos saca de la marginalidad, nos quita del gueto y nos da una oportunidad de empleo porque el 90 % est谩 en la prostituci贸n porque no nos aceptan (…) Necesitamos normalizar el cuerpo trans”, subraya.
Su “Jesusa”, como as铆 se refiere Renata, tiene en Brasil un marcado acento “pol铆tico” porque “son asesinadas todos los d铆as” y “la segunda causa de muerte de transexuales es el suicidio” debido a la presi贸n a la que son sometidas.
“Somos invisibles tanto en la vida como en la muerte”, denuncia.
Su interpretaci贸n no ha dejado indiferente a nadie, tampoco a algunos jueces.
En Jundia铆, en el estado de Sao Paulo, un juez dictamin贸 una cautelar con car谩cter urgente mediante la cual cancel贸 la exhibici贸n de la obra en ese municipio por tratarse de “un acto irrespetuoso y de mal gusto”.
“Lo que no puede ser tolerado es la falta de respeto a una creencia, a una religi贸n, en fin, a una figura venerada en el mundo entero”, aleg贸 en respuesta a una acci贸n civil interpuesta por una abogada que defendi贸 que la obra va contra la “dignidad cristiana”.
De gira por Brasil, la siguiente parada fue el Festival Internacional de Artes Esc茅nicas “Em Cena” de Porto Alegre, donde tambi茅n se pronunci贸 la Justicia, aunque de manera diferente.
Otro abogado entr贸 con una acci贸n en la capital de R铆o Grande do Sul contra el espect谩culo porque, en su opini贸n, enfrentaba “las costumbres religiosas” y usaba recursos de la administraci贸n p煤blica.
Sin embargo, en esta ocasi贸n, el magistrado de turno rechaz贸 el recurso y asever贸 que “no se puede simplemente censurar” la producci贸n “bajo el argumento de que se est谩 en desacuerdo con su contenido”.
“Censurar arte es censurar pensamiento y censurar pensamiento es impedir el desarrollo humano”, apunt贸 en su resoluci贸n.
En opini贸n de Mallo, toda esta pol茅mica alrededor de la obra es una combinaci贸n de factores, desde la “incapacidad” de entender la pieza como un “ejercicio de imaginaci贸n”, al “ambiente pol铆tico influenciado por la religi贸n” en Brasil que coloca a la comunidad LGTBI como una “poblaci贸n de gente enferma y perversa”.
“Hay un ambiente en donde las narrativas de exclusi贸n son visibles y se est谩n fortaleciendo”, reclama la directora, que reconoce que no practica ninguna religi贸n, pero que se siente “fan de Jes煤s” por su mensaje revolucionario.
Para Renata, “el fundamentalismo est谩 creciendo en Brasil, hay traficantes de Jes煤s”.
La pieza est谩 cosechando un 茅xito rotundo por donde pasa y seguir谩 de gira por Brasil, en Sao Paulo y Belo Horizonte, e incluso estrenar谩n en octubre una versi贸n en espa帽ol en Montevideo y Buenos Aires, a expensas de que la obra pueda volver a ser cuestionada en los tribunales.
“Creo que va a continuar esa ofensiva, esa amenaza encima de nosotros, pero no lo recibimos con miedo. Creemos en nuestro trabajo y no vamos a parar”, asevera Mallo.