Cabina y Whatsap 1(347)220-3548

12/06/2017

Madre de dominicano asesinado en Alto Manhattan identifica supuesto matador


NUEVA YORK. La madre del dominicano asesinado el lunes en la madrugada en la cuadra de la calle 175 entre las avenidas Broadway y Fort Washington, en el Alto Manhattan, identificó al presunto asesino de su hijo y mostró imágenes a los medios locales de quien acusa.


La se√Īora Mayra Quera, madre de Yadiel Garc√≠a, exigi√≥ tambi√©n la pronta captura y que se imponga la justicia por el crimen contra su v√°stago. No revel√≥ el nombre del supuesto matador.
Afirma que un hermano de García estaba cerca de la escena del crimen y vio al victimario, por lo que la familia sabe quién es.
En medio de incontrolables sollozos, describió a Yadiel como un muchacho bueno y trabajador, que siempre decía que él prefería morir primero que su madre.
La polic√≠a dijo ayer que ha comenzado una intensa b√ļsqueda del presunto asesino que abarca varios estados del noreste de Estados Unidos.
Garc√≠a dej√≥ un hijo peque√Īo, quien tambi√©n dijo que el matador llam√≥ previamente a la v√≠ctima para amenazarlo con matarlo.
“Como hijo, era algo excepcional, no hay palabras que describirlo”, dijo la acongojada madre.
“Yo estoy enferma y √©l dec√≠a que no estaba ready (listo) para que yo me muriera, que si yo me mor√≠a √©l se mor√≠a conmigo, que no estaba ready para entenderlo”, a√Īadi√≥ la madre.
La policía dice que el asesinato fue motivado en una vieja disputa, que se suponía estaba olvidada, entre víctima y victimario.
La esposa de Garc√≠a, quien declin√≥ identificarse, dijo que “ese hombre fue a matarlo”.
A√Īadi√≥ que “√©l llam√≥, √©l lleg√≥ y parque√≥ su carro, se ape√≥ y fue a matarlo”.
“Yo lo que quiero es que √©l dure el resto de sus d√≠as en la c√°rcel, donde su hijo tenga que ir todas las semanas y todos los meses”, clam√≥ la viuda.
“Me queda decirle a mi hijo que su padre no viene hoy ni dormir√° con √©l”, agreg√≥ la esposa del muerto.
El asesinato ocurrió a las 12:22 de la madrugada del lunes, cuando García estaba parado en la esquina de la calle 175, donde fue ultimado de los seis balazos.
Herido de muerte, logró cruzar al otro lado de la calle y caminar, desplomándose frente al edificio 701 de la vía.
Fue auxiliado por parte de un grupo de sus amigos que estaban en la cuadra, quienes lo transportaron al hospital Presbiteriano, donde expiró poco después.