Cabina y Whatsap 1(347)220-3548

12/13/2017

Por qu√© ning√ļn pa√≠s volvi√≥ a enviar una persona a la Luna desde que Estados Unidos lanz√≥ el Apolo XVII en 1972


Fue, al decir de Neil Amstrong, un peque√Īo paso para el hombre, pero un salto inmenso para la humanidad. 
El 21 de julio de 1969 a las 2:56 (GMT), un ser humano (Armstrong), pisó por primera vez la Luna. La noticia estremeció al mundo.


Otras cinco expediciones estadounidenses llegaron all√≠ en los a√Īos siguientes, hasta diciembre de 1972, cuando Eugene Cernan cerr√≥ el ciclo de los alunizajes . Despu√©s de √©l, ning√ļn hombre ha vuelto al sat√©lite natural de la Tierra en m√°s de 45 a√Īos. 
Muchas teor√≠as conspirativas se generaron desde entonces para apoyar la idea de que los alunizajes nunca tuvieron lugar y que las im√°genes que se difundieron no fueron m√°s que montajes en estudios de televisi√≥n. 
Pero casi medio siglo despu√©s, el gobierno de Estados Unidos anunci√≥ que se propone volver pr√≥ximamente al sat√©lite y que esto solo podr√≠a ser una primera escala de un viaje hacia la conquista de Marte .

Image copyrightAFPArmstrong
Image captionArmstrong fue el primer hombre en pisar la Luna.

El presidente Donald Trump aprobó el lunes la Directiva de Política Espacial 1, una orden presidencial que emplaza a la NASA a enviar de nuevo misiones tripuladas a la Luna.
La directiva, que fue firmada sin consulta previa con el Senado, est√° prevista para que entre en vigor cuando al mandatario solo le queden por delante dos a√Īos en la Casa Blanca, y dado los plazos de aprobaci√≥n de los presupuestos, muchos especialistas temen que nunca se har√° efectiva (salvo que Trump sea reelecto en 2020).
Sin embargo, la nueva apuesta espacial del presidente supuso para muchos una pregunta: ¿por qu√© ni Estados Unidos ni ning√ļn otro pa√≠s volvi√≥ a enviar una tripulaci√≥n a la Luna en casi medio siglo?

Cuestión de presupuestos

Con la haza√Īa de Armstrong, Estados Unidos se coronaba en su batalla por la carrera espacial con la entonces Uni√≥n Sovi√©tica, que ya hab√≠a puesto antes a una perra y a un tripulante, Yuri Gagarin, en el espacio, pero que no hab√≠a podido llegar mucho m√°s all√° de la atm√≥sfera terrestre. 
Pero la gesta resultaba extremadamente cara.

Image copyrightEPAtrump
Image captionTrump firmó una orden una orden presidencial que emplaza a la NASA a enviar de nuevo misiones tripuladas a la Luna

Enviar una nave tripulada a la Luna era excesivamente costoso y realmente no ha existido una justificaci√≥n verdaderamente cient√≠fica para sostenerla ", explica a BBC Mundo Michael Rich, profesor de Astronom√≠a de la Universidad de California en Los √Āngeles. 
De acuerdo con el especialista, más allá del interés científico, detrás de las misiones a la Luna se encontraban motivos políticos: básicamente, la competencia por el control del espacio.
Con los a√Īos, con la Luna "conquistada" por Estados Unidos, el regreso al sat√©lite comenz√≥ a perder inter√©s. "No hab√≠a una justificaci√≥n cient√≠fica ni pol√≠tica para volver", afirma Rich. 

Cómo ha cambiado la carrera espacial desde la Guerra Fría
Image captionCómo ha cambiado la carrera espacial desde la Guerra Fría

George W. Bush propuso en 2004, durante su mandato, un plan similar al de Trump: enviar una nueva tripulación a la Luna y, de allí, abrir las puertas para la conquista de Marte.
Pero el proyecto se deshizo, seg√ļn Rich, por la misma raz√≥n que no se hab√≠a repetido antes: su costo. 
El gobierno que le sucedi√≥ a Bush, con Barack Obama a la cabeza, no se mostr√≥ dispuesto a gastar los US$104.000 millones que se calcul√≥ que costar√≠a el env√≠o.
"En la pr√°ctica, es muy dif√≠cil convencer al Congreso de aprobar un presupuesto tan desmesurado cuando desde el punto de vista cient√≠fico no hab√≠a suficientes razones para regresar a la Luna. El proyecto Apollo (el proyecto para llevar el hombre a la Luna) fue grandioso, pero poco productivo cient√≠ficamente hablando ", comenta.
Durante los a√Īos del programa, el monto que destinaba el gobierno de Estados Unidos para los planes de la NASA era casi el 5% del presupuesto federal. Actualmente, es de menos de 1% .
"En aquellos a√Īos, los estadounidenses est√°bamos convencidos de que destinar esa cantidad para estos proyectos era necesario. Despu√©s de esos a√Īos, creo que la gente no estar√≠a muy convencida de que sus impuestos se destinaran para pasear por la Luna", afirma. 

Image copyrightTHINKSTOCKIlustración de exploración en la Luna
Image captionMuchas iniciativas privadas buscan actualmente un modelos de negocio espacial que va desde explotar los minerales que hay en la Luna hasta vender trozos del satélite como piedras preciosas.

Otra de las razones, comenta, es que la NASA se vio enfrascada a√Īos despu√©s en otros proyectos m√°s importantes: nuevos sat√©lites, sondas a J√ļpiter, la puesta en √≥rbita de la Estaci√≥n Espacial Internacional, investigaciones sobre otras galaxias y planetas… que ten√≠an m√°s "relevancia cient√≠fica" que un potencial viaje de vuelta al sat√©lite.

La nueva carrera 

Sin embargo, en los √ļltimos a√Īos, los potenciales viajes a la Luna comenzaron a ganar nuevamente inter√©s.
Cada vez son m√°s las iniciativas estatales y privadas que no s√≥lo anuncian un regreso al sat√©lite, sino ambiciosos planes de colonizaci√≥n, la mayor√≠a de ellos basados en el abaratamiento de las tecnolog√≠as y la fabricaci√≥n de naves espaciales. 
China, por ejemplo, planea alunizar en 2018, mientras que Rusia anunció que para 2031 pondrá una nave allí.

Cohete
Image captionRusia quiere construir bases en la Luna, un proyecto que China comparte. Foto ESA.

Mientras, muchas iniciativas privadas buscan actualmente un modelos de negocio espacial que va desde explotar los minerales que hay en la Luna hasta vender trozos del sat√©lite como piedras preciosas.
Y, al parecer, Estados Unidos no quiere quedarse atr√°s. 
La agencia espacial estadounidense sostiene desde hace a√Īos que a√ļn existen grandes razones para regresar a la Luna. 
La NASA opina que una vuelta del hombre allí podría traer un mayor conocimiento de la ciencia lunar y permitir la aplicación de nuevas tecnologías en el terreno.
Adem√°s, desde la NASA, Laurie Castillo asegura a BBC Mundo que la agencia contin√ļa en la Luna aunque no cuente con presencia humana.
"Tenemos en estos momentos la Lunar Reconnaissance Orbiter (una sonda espacial estadounidense destinada a la exploración lunar lanzada en 2009) que está haciendo cosas asombrosas", dice.

Blue Origin
Image captionCon las nuevas tecnologías, enviar una cohete a la Luna es mucho más económico que hace medio siglo. (Foto: Blue Origin)

"Pero cuando tienes en cuenta el desarrollo tecnol√≥gico que hemos alcanzado te preguntas si es todav√≠a necesario enviar a un hombre f√≠sicamente a la Luna para probar cualquier tecnolog√≠a. Entonces entiendes que las razones para volver escapan nuevamente a lo meramente cient√≠fico", a√Īade Rich.
Para el profesor Rich, por tanto, el anuncio realizado por Trump tiene un trasfondo político.

Image copyrightBLUE ORIGINBlue Origin, Bezos
Image captionJeff Bezos, el magnate de Amazon, es uno de los grandes emprendedores del espacio.

"Creo que quiere dar la idea de que Estados Unidos no se quedar√° atr√°s en la nueva carrera espacial", afirma.
Dado los avances tecnológicos y la apuesta del sector privado por la conquista espacial no cree que una base en la Luna o en Marte estén lejos de una realidad.
"En menos de 100 a√Īos estoy casi seguro que ya la Luna nos quedar√° demasiado cerca y estaremos explorando otros lugares del Universo".