Cabina y Whatsap 1(347)220-3548

2/20/2018

La reforma educativa cambia los requisitos para ser maestro en la Republica Dominicana


Si el proyecto legislativo que propone una reforma al sistema educativo se aprueba tal cual fue radicado, el Departamento de Educación establecerá nuevos requisitos para la contratación del personal que impartirá clases a los estudiantes, los cuales no necesariamente tendrían que tener preparación o experiencia como maestros.


Asimismo, la permanencia de un maestro en el sistema no estará garantizada solo porque tenga una plaza regular en el Departamento de Educación, sino que dependerá de las evaluaciones constantes que se hará de su desempeño.
El subsecretario asociado de Educación, Eligio Hernández, aseguró que estos cambios permitirán que se atiendan, en primer lugar, las necesidades de los estudiantes de las escuelas públicas y que se desarrollen ofrecimientos académicos que en estos momentos no están disponibles.
“El maestro que aspiramos que esté en la sala de clases es el que pueda atender las necesidades del estudiante, que tenga capacidad de innovar, de tener una oferta curricular distinta, que pueda mantenerse actualizado sobre su materia, su área”, sostuvo Hernández.
Más allá de viabilizar las escuelas charter en Puerto Rico y revivir el programa de vales educativos, el proyecto de ley bajo el análisis de la Legislatura propone una nueva Ley Orgánica del Departamento de Educación para sustituir la Ley 149 de 1999. La legislación modifica tanto los criterios que necesitaría una persona para convertirse en maestro, como el proceso que seguirá la agencia para reclutarla.
El capítulo V de la medida legislativa establece que habrá varios mecanismos para que los aspirantes se certifiquen como maestros. El primero es la “certificación tradicional”, que se da cuando la persona completa un bachillerato “que incluya cursos generales de pedagogía”, cumple con 180 horas de práctica y completa un semestre enseñando o de internado en un plantel.
Además, se crearían “rutas alternas para la certificación” para aquellas personas que no hayan completado un programa de preparación de maestros en la universidad, de modo que puedan convertirse en docentes si completan un grado de maestría -que el proyecto no detalla en qué especialidad-, un programa de certificación o un programa de maestro practicante.
El texto de la medida no menciona el Registro de Turnos, una lista en la que se enumeran todos los maestros certificados e interesados en ocupar plazas vacantes en una región educativa y se contratan en orden descendente, de acuerdo con el turno que recibieron según su preparación académica y experiencia. La existencia de este registro ha sido considerada durante las últimas décadas como una victoria para el movimiento magisterial, porque lo consideran un método objetivo para el reclutamiento de personal docente.
Hernández reconoció que el Registro de Turnos ha sido útil para Educación, pero dijo que, a la vez, ha creado para la agencia “unos retos sumamente relevantes”. Si Educación no logra llenar vacantes de maestros a través de registro, abre lo que se conoce como “convocatoria especial”, mediante la cual puede contratar personas que no cumplan con todos los requisitos para ser maestros.
Un proceso similar sería viable a través de la reforma educativa, sostuvo Hernández. Por ejemplo, señaló que se podrá contratar profesionales en otras áreas, como ingenieros, periodistas o programadores, para enseñar cursos en escuelas especializadas o como parte de los proyectos innovadores que promueve la legislación.
“Esto puede ser una discusión filosófica. ¿Qué nos recomendaba (Eugenio María de) Hostos, uno de los 50 filósofos educativos más importantes a nivel mundial? Que era mejor crear especialistas y a los especialistas le enseñamos a enseñar”, argumentó el subsecretario asociado.
El Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (UPR) es la única universidad que sigue esta filosofía porque no tiene una Facultad de Educación. Los estudiantes que aspiran a ser maestros hacen un grado en un área de especialidad -como matemáticas, química o mercadeo- y toman cursos en pedagogía a través del Programa de la Preparación de Maestros de Escuela Secundaria de la División de Educación Continua y Estudios Profesionales.
Hernández apuntó que los programas para certificar a los aspirantes de maestro se cubrirían con fondos federales que se asignan anualmente.
El funcionario rechazó que la propuesta atente contra los derechos adquiridos de los maestros, porque, argumentó, derechos laborales como la licencia por vacaciones, las aportaciones al Sistema de Retiro y el plan médico, se mantienen.
Asimismo, la reforma educativa establece nuevos requisitos para la selección de directores escolares. Los nombramientos de estos funcionarios tendrán vigencia de un año y podrán renovarse sujeto a evaluaciones de desempeño. Aunque los requisitos específicos para el puesto serán detallados mediante un reglamento en Educación, la pieza legislativa establece que deben contar con “experiencia gerencial, administrativa y pedagógica”, y serán evaluados a base de su “rendimiento en posiciones de similar naturaleza”.