En Vivo

Relambi-Chat

3/29/2018

68 muertos en el incendio en una comisaría de Venezuela tras un motín


Un total de 68 personas murieron el miércoles durante un incendio en una comisaría de la ciudad venezolana de Valencia, que se habría originado durante un motín. El suceso es uno de los más mortíferos en el largo historial de incidentes carcelarios de Venezuela, y puso de relieve la grave situación de las prisiones del país, que se cuentan entre las más violentas de la región.


Tras varias horas de incertidumbre el fiscal general, Tarek William Saab, confirmó hacia la medianoche la cifra de víctimas, mencionando como causa un posible incendio. Saab no precisó cómo se originaron las llamas, pero la ONG Una Ventana a la Libertad -que defiende los derechos de los presos- asegura que se iniciaron en medio de un amotinamiento.

«Ante los terribles hechos acaecidos en la Comandancia de la Policía del Estado Carabobo, donde por un presunto incendio fallecieron 68 personas, hemos designado cuatro fiscales (...) para esclarecer estos dramáticos hechos», señaló el fiscal en Twitter. Una Ventana a la Libertad dijo que el motín estalló en la madrugada del miércoles en la jefatura de policía de Carabobo, y culpó al gobierno por el hacinamiento que se registra en ese y otros centros de detención provisional. Según la ONG, algunos de los detenidos de Valencia habrían despojado de su arma a un agente, al que hirieron en la pierna, y luego se inició el incendio. «Unos fallecieron calcinados y otros por asfixia», aseguró Nieto a la Afp.

El fiscal no detalló cuántas de las víctimas son presos, aunque dijo que «66 (son) hombres y dos mujeres que se encontraban en calidad de visitantes (pernocta)» en el recinto. La pernocta de familiares de presos está permitida en algunos centros de detención; en otros, el gobierno la ha suspendido al considerarla fuente de conflictos.

En medio de la confusión, familiares intentaron entrar a la sede policial -que depende de la gobernación de Carabobo- y durante el forcejeo un funcionario fue herido con una piedra. La protesta fue dispersada con bombas lacrimógenas, precisó Una Ventana a la Libertad. Un vídeo difundido en Twitter muestra a decenas de personas exigiendo información, entre ellas mujeres llorando frente a un piquete policial que custodiaba el lugar. «Soy una madre desesperada. Mi hijo lleva una semana aquí. No han dado información de nada», declaró a medios locales Dora Blanco.

«No es una situación aislada»
Nieto afirmó que lo ocurrido «no es una situación aislada», pues «todas las comisarías de policía de Venezuela están viviendo condiciones iguales o peores de hacinamiento, falta de alimentos y enfermedades».

El hacinamiento en las cárceles obliga a los cuerpos de seguridad a utilizar centros policiales como lugares de reclusión permanente. Aunque por ley los detenidos no deberían pasar allí más de 48 horas. La ONG, que estima que la sobrepoblación en esas dependencias alcanza el 400%, denunció que 65 personas (62 reclusos, un familiar y un policía) murieron en 2017 en choques por el control de calabozos y por padecimientos asociados a la desnutrición y la tuberculosis.

Al menos 388 personas han muerto en los reclusorios venezolanos desde 2011, según cifras oficiales y de ONG de derechos humanos. En agosto de 2017, un motín dejó 37 muertos y 14 heridos en unas celdas policiales del estado de Amazonas (sur). Mientras que en abril de 2017 un choque entre bandas rivales se saldó con 12 muertos y 11 heridos en la cárcel de Puente Ayala, en la ciudad de Barcelona (este). Un mes antes fueron hallados los restos de 14 personas en una fosa común en la clausurada Penitenciaría General de Venezuela, en San Juan de Los Morros (centro del país).