En Vivo

Relambi-Chat

4/07/2018

Capturan al "artista antropófago" de Venezuela que pintó con la sangre y cenizas de su víctima


Nota del editor: Este texto contiene detalles que pueden resultar perturbadores para algunos usuarios. 



Los detalles del caso del llamado "artista antropófago" de Venezuela son escabrosos.
Un hombre supuestamente fue contratado para matar a una persona, comer parte de su cuerpo y pintar en lienzo con su sangre y sus cenizas.

Así lo ha revelado el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas de Venezuela (Cicpc) en un mensaje que su director Douglas Rico compartió en Instagram este jueves.
Rico anunció que Luis Alfredo González Hernández, a quien se ha identificado como el "artista antropófago", fue capturado tras investigaciones de las unidades de la Cicpc en San José de Barlovento.
Al hombre se le acusa de homicidio y pudieron dar con su paradero tras una denuncia de una persona desaparecida.
En la operación hallaron en una finca restos óseos humanos que se presumen que son de la persona desaparecida, propietario de la finca, a quien no se ha identificado, pero según el mensaje de la CICPC sería un hombre, y que habría sido asesinado por González Hernández.

El "artista antropófago" admitió en interrogatorio que era culpable del homicidio, explica Rico en su mensaje. González Hernández dijo que lo había "descuartizado y comido gran parte de la humanidad del mismo".
Según el testimonio del detenido, el hombre lo había contratado "para servicio funerario, el cuál consistía en darle muerte, comer parte del mismo y con su sangre y cenizas hacer pinturas en lienzo".
¿Más víctimas?
La Cicpc encontró en la finca otros elementos que analizarán para determinar si pudiera haber otras víctimas.
En el lugar hallaron documentos de identidad de personas "ajenas al lugar", por lo que verifican si se encuentran en los registros de personas desaparecidas.
Además, hay otras obras en lienzo que serán analizadas con pruebas de antropología forense para determinar si contienen restos y fluidos humanos que pudieran pertenecer al hombre que González Hernández confesó haber asesinado, o a otros.