En Vivo

Relambi-Chat

5/14/2018

Kim Kardashian se siente la mamá más afortunada del mundo


La estrella televisiva Kim Kardashian no ha dudado en agasajar a sus fieles seguidores de la esfera virtual con la enésima declaración de amor absoluto que ha dirigido a sus tres retoños, los pequeños North (4), Saint (2) y Chicago (tres meses), una prole de la que no podría sentirse más orgullosa -al igual que su marido Kanye West– a pesar de los numerosos quebraderos de cabeza que se desprenden de estar al cargo de una familia numerosa.


“No tienen ni idea de cuántas piruetas me ha costado esta foto… Pero ha merecido la pena. ¡Feliz Día de la Madre a todas las madres de ahí fuera! ¡Yo me siento la madre más afortunada del mundo por tener a estos tres bebés en mi vida!”, reza el conmovedor mensaje que ha publicado en su perfil de Instagram, ligado a la celebración de tan importante efeméride en el mundo anglosajón, junto a una estampa en blanco y negro que la retrata posando con sus retoños.

La felicidad que exuda estos días la más famosa y mediática del clan televisivo, quien ya expresó su deseo de tener un cuarto retoño junto al rapero tan pronto como le fuera posible -recurriendo de nuevo a la técnica de la gestación subrogada, como hizo en el caso de Chicago- quedó también patente este fin de semana cuando Kim se animó a reflexionar largo y tendido sobre las alegrías y los contratiempos que lleva aparejada su condición de madre.
“Creo que la parte más dura de ser madre es cuando los tres te necesitan al mismo tiempo y se ponen a llorar… La verdad es que puede ser muy abrumador a veces”, explicaba este sábado en un encuentro virtual con los usuarios de su aplicación, con los que posteriormente se sinceró sobre las lecciones de vida tan positivas que le han brindado tales experiencias.


    “Pero aprendes mucho sobre ti misma cuando eres madre y te preocupas más del mundo en el que estás criando a tus hijos. Ser madre ha cambiado mi alma, y lo más gratificante de todo es cuando mis niños me dicen que me quieren”, aseguraba Kim en relación con el plano más trascendental de la maternidad.