Cabina y Whatsap 1(347)220-3548

9/30/2018

Se dispara a 832 la cifra de muertos en la catástrofe en la isla indonesia de Célebes








POSO (Indonesia). Las autoridades de Indonesia elevaron hoy a 832 la cifra de muertos por los seísmos y el tsunami que sacudieron la isla de Célebes el viernes, mientras se abre paso la ayuda a las víctimas, condicionada por la amplia destrucción.
El portavoz de la Agencia Nacional de Gesti√≥n de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho, se√Īal√≥ en una rueda de prensa en Yakarta que 821 personas murieron en Palu y las restantes 11 en el distrito de Donggala.
Palu es la capital de la provincia de Célebes Central, tiene una población de 350.000 habitantes y es la zona más castigada por el tsunami, seguida por Donggala, con unos 277.000 habitantes y situado a unos 30 kilómetros al noroeste de la primera.
Sutopo explic√≥ que aunque contin√ļan cortadas las comunicaciones con Donggala han podido recibir informes sobre estas muertes.
Al listado oficial hay que sumarle 540 personas hospitalizadas y 16.732 desplazados, todos ellos víctimas de una catástrofe que comenzó con un seísmo de 6,1 grados al que el siguió, tres horas después, un terremoto de 7,5 grados y un inesperado tsunami.
Sutopo informó de que hay cinco extranjeros, de los 71 que saben que se encontraban en Palu el viernes, en paradero desconocido: tres franceses, un surcoreano y un malasio.
Las autoridades creen que el ciudadano surcoreano forma parte de las 50 o 60 personas que quedaron atrapadas en el interior del Hotel Roa Roa de Palu cuando se derrumbó a causa de la catástrofe.
Los equipos de rescate empezaron hoy a sacar supervivientes de entre los escombros de este establecimiento hotelero, una operación que no pudo abordarse antes por la falta de maquinaria pesada.
El presidente de Indonesia, Joko Widodo, lleg√≥ hoy a Palu vestido con uniforme militar de faena para reunirse con las autoridades y visitar hospitales y la playa de Talise, donde el tsunami se llev√≥ a su paso las estructuras y veh√≠culos de la costa y lleg√≥ hasta una mezquita, ya da√Īada por el terremoto, entre los gritos de los residentes.
“Carreteras cortadas, no es posible utilizar toda la pista de aterrizaje del aeropuerto, la electricidad est√° medio muerta y hay escasez de carburante. Espero que la poblaci√≥n sea paciente. Estamos trabajando en esto juntos”, escribi√≥ Widodo en su cuenta de Twitter.

“Carreteras cortadas, no es posible utilizar toda la pista de aterrizaje del aeropuerto, la electricidad est√° medio muerta y hay escasez de carburante. Espero que la poblaci√≥n sea paciente. Estamos trabajando en esto juntos”, dice el presidente

El aeropuerto de Palu reabrió hoy a operaciones comerciales, aunque avisó que se dará prioridad a la ayuda humanitaria.
La Fuerza Aérea indonesia tenía preparados para enviar a Palu doce aviones Hércules, cuatro Boeing 737, cinco aviones CN 295, dos aviones CN 235 y varios helicópteros, además de cien miembros de unidades especiales.
El Ministerio de Sanidad se encarga de abastecer personal y material médico a una zona donde hacen falta especialistas en ortopedia, cirujanos generales, neurocirujanos, anestesistas y enfermeras.
La seguridad es otro problema por los robos en comercios y viviendas da√Īados o los presos que se han evadido de un presidio en Donggala aprovechando los da√Īos causados por los terremotos y que superan m√°s la mitad de los 560 reclusos que custodiaba la c√°rcel.
Para contener los casos de hurtos y saqueos, las autoridades han autorizado a las víctimas de la catástrofe en Palu a conseguir provisiones en determinados comercios a cargo del Estado.
“Hemos acordado con (las cadenas) Alfamart y Indonmaret los productos que pueden obtener”, dijo hoy en Palu el ministro de Asuntos Internos, Tjahjo Kumolo, seg√ļn los medios locales.
En medio de la cat√°strofe, a√ļn queda espacio para que circulen bulos, como el de la muerte del alcalde de Palu, e historias de h√©roes, como la del indonesio Anthonius Gunawan Agung, quien permaneci√≥ en su puesto en la torre de control del aeropuerto de Palu hasta que el avi√≥n a su cargo hab√≠a despegado de la pista y hoy forma parte de la lista de 832 muertos. EFE/Ricardo P√©rez-Solero.