Cabina y Whatsap 1(347)220-3548

11/27/2018

Alaska pasará 65 días sin ver el sol





Utqiagvik, la ciudad estadounidense más septentrional de Alaska, vive en la sombra. Sus habitantes ya están habituados a morar en la penumbra, pues todos los años ocurre lo mismo. El sol se oculta y cae la noche polar. Desaparecido el astro rey, los vecinos no volverán a ver la luz solar hasta el 23 de enero del año que viene, a las 13.04 de la tarde. Hace una semana el sol apenas se pudo ver durante 64 minutos, un hecho que congregó a un grupo de personas para participar en una curiosa ceremonia de despedida. 


Se avecinan dos meses a oscuras para los 4.000 pobladores de este municipio estadounidense. Aparte de sumirse en las tinieblas, los censados en Utqiagvik, cuyo nombre en inglés es Barrow, tendrán que afrontar un crudo invierno. En este remoto paraje las temperaturas oscilan entre los -5ºC y los -22ºC cuando se esfuma la radiación solar. La gente queda aterida, ya que el invierno es tan largo que se desarrolla entre octubre y abril. El agua se congela en los meses fríos, circunstancia que impide la aproximación de embarcaciones. Durante el verano, el pueblo aprovecha para abastecerse de agua cuando sobreviene el deshielo del Ártico.
Este asentamiento poblado de esquimales no es el único que se sume en la oscuridad. Otras pequeñas ciudades del tercio norte de Alaska, como Kaktovik, Point Hope o Anaktuvuk, quedan privadas de la luz natural. El largo crepúsculo es un fenómeno común en los lugares inscritos en los círculos polares, donde pasan más de 24 horas sin la presencia del sol. Sin embargo, en el caso de Utqiagvik, la anochecida dura mucho más tiempo.
Una cosa buena saca el vecindario de este fenómeno: las penumbras atraen a los turistas con ganas de adentrarse en las tinieblas. Por añadidura, en el territorio se afincan varias estaciones de investigación climática. No pocos residentes subsisten de la caza y la pesca. El territorio es rico además en ballenas, focas, osos polares morsas, aves acuáticas y peces que se capturan en ríos y lagos. 

A la luz de las velas

Con todo, el pueblo no queda atrapado por unas tinieblas impenetrables. Durante ese periodo se produce el llamado crepúsculo civil, que ocurre cuando el sol está a seis grados bajo el horizonte, lo que da lugar a una cierta claridad. Y cuando llega el verano, sus habitantes disfrutan de 80 días seguidos sin que el sol se ponga. Es lo que se llama 'sol de medianoche'. En los dos polos geográficos, únicamente amanece una vez al año y anochece otra, por lo que el día dura seis meses y la noche, otros seis.
En el punto más al norte de Suecia, Kiruna, la madrugada también se prolonga -cerca de 28 días-, mientras que en el territorio noruego de Svalbard el sol permanece oculto durante 84 días. La noche polar es tan célebre que ha inspirado películas de terror. Por ejemplo, '30 días de noche', estrenada en 2007. La cinta recrea una invasión de vampiros durante esos meses de negrura.